María nos enseña e invita a poner a Dios en el centro de nuestra vida y de la historia

9 de noviembre de 2021.– «Celebrar esta Misa aquí, en esta explanada, y tener después una procesión en su honor es una alegría. Implica que hemos dejado atrás lo peor de la pandemia y, además, es una ocasión para que más madrileños se acerquen a nuestra Madre y descubran a esta mujer tan excepcional que, con una confianza absoluta, prestó la vida entera para dar rostro humano a Dios». Así lo ha subrayado este martes, 9 de noviembre, el cardenal D. Carlos Osoro Sierra, en la fiesta de la patrona de Madrid, la Virgen de la Almudena, después de que el año pasado, debido a la pandemia, los cultos se vieran reducidos a una Misa en el interior de la catedral.

Ante los más de 3.300 fieles sentados en la plaza, los que se arremolinaban en las inmediaciones y los miles de televidentes que han seguido la celebración por televisión, el arzobispo de Madrid ha incidido en que, en el último año y medio, «nos hemos descubierto frágiles y llenos de miedos» y «han salido a relucir las grietas de nuestros estilos de vida y de los modos de organización de nuestras sociedades». Esto, en palabras del Papa en Fratelli tutti, pone de manifiesto que «nadie se salva solo» y, según ha aseverado, muestra «la conveniencia de construir una cultura del cuidado».

En este sentido, el purpurado ha dedicado parte de su homilía a glosar a María, una «Maestra» que «escucha y acoge la Palabra de Dios». Ella, ha detallado, vive «la comunión con Dios», «vive en la alegría porque Dios nos salva», «vive en la humildad porque sabe que estamos en manos de Dios» y es consciente de que «Él hace grandes obras a través de nosotros si ponemos la vida en sus manos». «Santa María nos enseña e invita a poner a Dios en el centro de nuestra vida y de la historia», ha abundado, antes de plantear si «¿se puede pensar el presente y el futuro de nuestra casa común y de nuestro proyecto común sin Dios?» y alertar de que «se puede creer o no en Dios, pero no es lícito promover que sea retirado de la historia de los hombres». 

Entre los concelebrantes han estado el arzobispo emérito de Madrid, cardenal D. Antonio María Rouco Varela; el cardenal D. Aquilino Bocos Merino, CMF; el Nuncio de Su Santidad en España, S.E. Mons. Bernardito Auza; el Obispo de Getafe, Mons. D. Ginés García Beltrán; los obispos auxiliares de Madrid, Mons. D. José Cobo Cano, Mons. D. Juan Antonio Martínez Camino, SJ, Mons. D. Santos Montoya Torres y Mons. D. Jesús Vidal Chamorro, así como el Cabildo, vicarios y numerosos presbíteros.

Al terminar la Misa, la Virgen recorre en procesión la calle Bailén hacia el Palacio Real y alrededor de la plaza de Oriente, llevada por los anderos de la Hermandad de Jesús el Pobre, con la idea de que los madrileños puedan acercarse a su patrona con seguridad. El Cabildo ha invitado a la Asociación de Alfombristas do Corpus Christi de Ponteareas, que ha elaborado una alfombra de flores para el paso de la Virgen como las que hace con motivo de la fiesta del Corpus Christi en localidad pontevedresa. En pleno Año Xacobeo, el diseño de la alfombra de unos 50 metros cuadrados es un guiño al Camino de Santiago y se ha hecho con flores de Galicia.

Durante todo el día continúa, asismismo, la tradicional ofrenda floral solidaria en la plaza de la Almudena, que el año pasado no pudo celebrarse. Se está pidiendo a los madrileños que honren a la Virgen con flores, pero también con alimentos no perecederos que están sido donados a Cáritas Diocesana de Madrid y a la Comunidad de Sant’Egidio.

InfoMadrid

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s