Letras apostólicas para el nombramiento de Mons. D. Sebastián Chico Martínez como Obispo de Jaén

FRANCISCO, OBISPO, Siervo de los Siervos de Dios, al venerable hermano Sebastián Chico Martínez, hasta ahora Obispo titular de Valpuesta y auxiliar de la Diócesis de Cartagena en España, nombrado Obispo de Jaén, salud y bendición apostólica.

No cabe duda de que María Santísima por su dignidad sobresale por encima de todas las criaturas creadas, y de este modo, después de su Hijo, ostenta el primado sobre todos, como afirma Pío XII en la encíclica Ad caeli Reginam. Meditando sobre estas cuestiones, en el mes dedicado a la Bienaventurada Virgen María del Santísimo Rosario, dirigimos nuestra mente a la comunidad giennense, que, tras la renuncia del venerable hermano Amadeo Rodríguez Magro, está privada de su pastor. Sopesando cuidadosamente estas circunstancias, pensamos conferirte ese oficio, Venerable Hermano, a ti, que ya tienes experiencia en el ministerio episcopal, y a la vez sobresales en caridad, prudencia y otras virtudes.

Por lo tanto, en virtud de la plenitud de nuestra potestad apostólica, teniendo en cuenta el parecer de la Congregación para los Obispos, te nombramos y constituimos Obispo Giennense, disolviendo el vínculo de la sede titular de Valpuesta y de auxiliar de la Diócesis de Cartagena en España, con todos los derechos otorgados y las obligaciones que se imponen con este ministerio.

Tendrás cuidado, además, de que el clero y el pueblo que se te encomiendan tengan conocimiento  de estas Letras, y a ellos cortésmente los invitamos a que tengan estima, amor y diligente cooperación con el nuevo Moderador de su vida espiritual. Junto contigo, Venerable Hermano, encomendamos a tu comunidad al patrocinio de la Madre de Dios María y a la intercesión de San Eufrasio de Iliturgi, y te exhortamos fervientemente a fin de que sirvas con entrega al pueblo de Dios y observes en todo diligentemente el Magisterio de la Madre Iglesia.

Dado en Roma, en el Laterano, el día veinticinco del mes de octubre, del año del Señor dos mil veintiuno, noveno de Nuestro Pontificado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s