Mons. D. Francisco César García Magán ha recibido la ordenación episcopal como auxiliar de Toledo

15 de enero de 2022.- La ceremonia de consagración episcopal, como obispo auxiliar de Toledo, de Mons. D. Francisco César García Magán ha dado comienzo a las 11 de la mañana en la Catedral Primada de Toledo. Ha sido el Arzobispo de Toledo y Primado de España, Mons. D. Francisco Cerro Chaves, quien ha presidido la solemne concelebración eucarística. Junto al Primado han participado, como obispos consagrantes, el arzobispo emérito de Toledo, Mons. D. Braulio Rodríguez Plaza y el Nuncio de Su Santidad en España, S.E. Mons. Bernardito Cleopas Auza.

Igualmente, han concelebrado cinco cardenales, siete arzobispos, dieciocho obispos, los miembros del Colegio de Consultores, el deán y los miembros del Cabildo Primado y alrededor de 350 sacerdotes.

Mons. García Magán ha contado con dos presbíteros asistentes, ambos miembros del Cabildo Primado: Mons. Juan Díaz-Bernardo Navarro y D. Francisco Mª Fernández Jiménez.

En la ceremonia litúrgica han participado, conjuntamente, varios coros: la capilla diocesana de Toledo, los Seises del colegio de Ntra. Señora de Infantes y la Schola Cantorum del Seminario Mayor de Toledo. Por otro lado, el canónigo organista del templo primado, D. Félix González-Mohino, ha sido el responsable de la música de órgano.

En cuanto a las autoridades civiles y militares han estado representadas por un nutrido grupo de asistentes. Entre ellos el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, D. Emiliano García-Page y el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, D. José Manuel Albares.

El Arzobispo de Toledo, Mons. Francisco Cerro, ha centrado su homilía en tres citas evangélicas, tres preguntas pronunciadas por el Señor ante sus apóstoles.

La primera de ellas es la pregunta que realiza Jesús ante sus apóstoles: “¿Quién decís que soy yo?” (Lc 9,20). “Serás lo que que habrás de responder, con el pueblo, ante el Hijo de Dios: Tú eres el Salvador, Tú eres el Redentor” ha pronunciado el Primado, dirigiéndose al nuevo obispo auxiliar. Y recordando unas palabras del Papa Francisco ha subrayado: “A Jesucristo hemos de mirar y con él, hemos de identificarnos”.

La segunda pregunta que ha dirigido Mons. Cerro a su obispo auxiliar es la que Jesús pronuncia ante Pedro, tras la Resurrección: “¿Me amas?” (Jn 21, 17) “Solamente a los que aman a Jesús, Dios les confía sus cosas más delicadas. Si no amamos Jesús, no nos confiará nada delicado ni importante. Solo cuando uno, desde su pobreza, al igual que Pedro, manifiesta su amor al Señor” ha exhortado el Primado.

En este sentido, Mons. Cerro ha indicado que se trata de “la clave de toda nuestra vida de pastores, de obispos: amar a la Iglesia con el corazón de Cristo”.

La tercera y última pregunta que el Arzobispo de Toledo ha querido dirigir a Mons. García Magán es la tomada del evangelio de Mateo, relacionada con la identificación con la cruz: “¿Podéis beber del cáliz que yo he de beber?” (Mt 20, 22). “Esto forma parte de nuestra vida y de nuestra existencia: seguir a Jesús con todas las consecuencias. La cruz forma parte de nuestra vida” ha abundado Mons. Cerro.

Don Francisco ha insistido que “no podemos vivir una vida episcopal si no es al servicio de los más necesitados y de los más pobres”. Y dirigiéndose, nuevamente, a D. Francisco César, le ha exhortado: “Tendrá que conmoverte la gente porque los más humildes y sencillos nos enseñan a ser obispo, nos enseñan, con su vida, a dar la vida.” Y comentando la tercera de la preguntas realizadas ha subrayado: “El camino de la cruz es dirección obligatoria si queremos vivir la identificación con Jesucristo”.

Ha concluido su homilía, el Arzobispo de Toledo, ponderando la vida y servicio del nuevo obispo auxiliar al servicio de la Iglesia. “Eres una persona leal y fiel al Señor y a la Iglesia. Y siempre te has caracterizado por tu profundo amor y fidelidad a la Iglesia” ha abundado el Primado. Y seguidamente ha expresado que “para mí es una suerte, una gracia y un gran gozo tenerte como hermano y obispo auxiliar de esta queridísima archidiócesis de Toledo que no merece la pena, merece la vida, para que la gente tenga vida y la tenga en abundancia”.

El colofón de las palabras de Mons. Cerro hacia su obispo auxiliar ha sido: “Que seas un obispo con los sentimientos del Corazón de Cristo”.

El momento de la consagración como obispo de don Francisco César ha dado comienzo tras la proclamación del Evangelio. En ese momento, todos los asistentes han invocado al Espíritu Santo con el himno “Veni Creator Spiritus”. Seguidamente, Mons. García Magán, ha sido presentado ante el Arzobispo Primado, quien ha pedido que se leyera la bula apostólica del Papa Francisco en la que se designa como obispo auxiliar a don Francisco César.

Tras la homilía del Arzobispo de Toledo, Mons. García Magán ha pronunciado las promesas, seguidas por el canto de la letanía de los santos y de imposición de manos y plegaria de ordenación.

Mons. Cerro Chaves ha ungido con el santo crisma la cabeza de don Fco. César y le ha entregado el Evangelio y las insignias episcopales: el anillo, la mitra y el báculo.

La ceremonia ha continuado con la profesión de fe y con la presentación de ofrendas ante el Altar.

Tras la oración de postcomunión, mientras se entonaba el Te Deum, el nuevo obispo auxiliar de Toledo ha recorrido las naves del templo catedralicio para bendecir a todos los presentes. Ha estado acompañado por el arzobispo de Valencia, cardenal don Antonio Cañizares y por el obispo emérito de Segovia, Mons. Ángel Rubio.

El punto final de la solemne ceremonia ha sido la alocución del obispo auxiliar, quien ha subrayado el hecho de que su nombramiento se haya producido en medio de la pandemia mundial causada por la COVID que “sacude a toda la sociedad” para asegurar que como obispo considera que su misión “debe ser anunciar esperanza a todos los hombres y mujeres y proclamar el sentido pleno de sus existencias”.

También “intentar iluminar los misterios de la enfermedad y de la muerte y contar para todo ello con el mensaje de que nosotros somos testigos del resucitado y desde su luz hemos de alumbrar todas las noches y sinsentidos de las vidas de hombres y mujeres”.

García Magán ha respondido así al significado que, a su juicio, tiene el hecho de iniciar su ministerio en las circunstancias actuales, en un momento, de otro lado, de preparación sinodal en la iglesia y en la Archidiócesis, que sirve para “tomar conciencia de la naturaleza comunional de la iglesia”, umbral en el que se ha encomendado a la protección de la Virgen, madre de la iglesia.

También ha mostrado su “profundo agradecimiento” a Jesucristo, que le ha llamado al ministerio como “una nueva vocación dentro de la llamada que ya me había hecho el sacerdocio” para “predicar la buena noticia de su mensaje”. “Soy consciente de que lo único que puedo aportar son apenas cinco panes, pero tengo la certeza de que el Señor podrá hacer con ellos un nuevo milagro de multiplicación”, ha referido, asegurando que su nueva vocación es “servicio pastoral, entrega ministerial, para conduciros al maestro”.

ARCHIDIÓCESIS DE TOLEDO / Iglesiaactualidad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s