Audiencia del Santo Padre al Pequeño Coro del Antoniano de Bolonia y a los coros de la Galaxia Antoniana

19 de marzo de 2022.- ¡La paz es la armonía de las diferencias! ¡La paz es la armonía de las diferencias!  El Papa y decenas de niños al unísono: ¡La paz es la armonía de las diferencias! Así concluyó el encuentro de esta mañana en el Aula Pablo VI, donde cientos de niños, miembros del “Piccolo Coro dell’Antoniano” cantaron al Pontífice melodías que hablaban de la casa común, de la Amazonia, de la paz, de la fraternidad.

Acompañados por los frailes menores del Instituto Antoniano de Bolonia los niños y jóvenes estudiantes escucharon las palabras de Francisco, que calificó sus canciones como símbolo de esperanza, incluso -como dijo- “en tiempos difíciles, como los que estamos viviendo ahora a causa de la guerra”. Una guerra que está causando tanta muerte y heridos, entre ellos muchos niños, de los cuales, algunos de ellos, recordó el Santo Padre, están siendo atendidos en el hospital “Bambino Gesú”.

“Me gustaría dedicar este encuentro a los niños y jóvenes de Ucrania, ¿están de acuerdo?”. Un fragoroso sí se escuchó en la platea que, como enseña San José, no es una isla, sino un pueblo unido, el pueblo de Dios, que “gracias a Jesús, a su inmenso amor que nos dio en la Cruz, acoge a hombres y mujeres de todas las lenguas, de todas las naciones, de todas las culturas, como “un gran coro” que crea armonía con la “variedad de sus voces”

“Piensen: si sus voces fueran todas iguales, todas idénticas, ¿qué tipo de coro sería? Sería aburridísimo, feo. ¿Qué tipo de música saldría? Nada. No habría armonía, sólo un sonido aburrido…En cambio, nosotros somos diferentes para formar una sinfonía de voces. Formar una sinfonía de pueblos. Esto es la paz. La paz no aplana las diferencias, no, la paz es la armonía de las diferencias”, exclamó el Papa

 El encuentro donde también estaban presentes “papá y mamá, abuelos y nietos” que cantando juntos unen a generaciones, Francisco subrayó que “es necesario vincular a las distintas generaciones, en particular, fomentar el diálogo entre los mayores y los jóvenes, entre los abuelos y los nietos”.

“Cuando vas a ver a tus abuelos, ¿sabes escucharlos?”. Con esta pregunta, el Santo Padre se dirigió a los niños para aconsejarles que no se limiten a hablar sólo ellos, a ver la televisión o el celular cuando visitan a sus abuelos, sino que los dejen contar algo de sus vidas.  “Háganles preguntas y escúchenlos”, insistió el Papa al recordar que en sus memorias y corazones hay “tesoros escondidos”, que también son “pensamientos de sabiduría, a veces de fe, que han madurado a lo largo del camino de la vida”.

“¡Esto se llama tener buenas raíces!”- continuó diciendo el Pontífice a los niños que son “como brotes”, como las primeras hojas que están floreciendo en la vida, pero que “sin raíces” no crecen.

“Jesús no salió de la nada, no vino del cielo como un extraterrestre, no, Jesús nació de una mujer del pueblo de Dios y tuvo un padre, José, que lo educó según la ley del Señor, le dio ejemplo de lo que significa hacer la voluntad de Dios. Un hombre justo, dice el Evangelio”.

Por ello, el Papa agradeció que este encuentro tuviera lugar en la fiesta de San José, porque “él nos enseña que ninguno de nosotros es una isla, sino que formamos parte de un pueblo, el pueblo de Dios”.  

VATICAN NEWS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s