Escudo episcopal de Mons. D. José María Avendaño Perea, Obispo auxiliar de Getafe

El escudo de Mons. D. José María Avendaño Perea es imagen de lo que quiere ser su pontificado, con elementos de su historia personal recogida en tres partes. Tiene figura de cáliz, que es la forma más utilizada en la heráldica eclesiástica y está rodeado de elementos que indican su dignidad episcopal: capelo sinople (verde) con doce borlas del mismo color y la cruz pastoral con un único trazado en la parte superior.

En el punto más noble del escudo hay una pequeña estrella de nueve puntas de color oro (amarillo) con fondo azul que simboliza a María, la Madre del Señor, como orientadora y guía hacia Cristo y es expresión de la honda devoción mariana que Monseñor quiere destacar en su vida. María es la estrella matutina que orienta y por tanto da esperanza y es una invitación a tenerla y a invocarla como recomendaba san Bernardo: “Mira la estrella e invoca a María”.

La parte del escudo denominada capa está dividida por una pequeña flor de saxífraga de color plata que representa a santa Teresa del Niño Jesús y de la santa Faz, a quien José María Avendaño profesa profunda devoción.

En el primer cuartel del escudo, al lado izquierdo, está San Jorge, soldado romano ejecutado en Nicomedia por el emperador Diocleciano a causa de su fe cristiana, por lo que se le venera como mártir. San Jorge está representado según la antigua interpretación cristiana: Jorge sería el creyente, montado a caballo, que es la Iglesia y matando al dragón, que es Satanás. Todo ello de color sable (negro) sobre fondo oro (amarillo), evocando su patronazgo de Villanueva de Alcardete, pueblo natal de Avendaño, y a la vez, el santo de su madre la sierva de Dios, Jorja Perea, y de su hermana Jorja. Ambas nacidas el día de San Jorge.

En el segundo cuartel se encuentra el atributo por excelencia del místico contemplativo y referente contemporáneo de la llamada ‘espiritualidad del desierto’ el Sagrado Corazón de san Carlos de Foucauld, de color rojo sobre fondo plata. Se trata de un claro signo hacía la representación de la Diócesis de Getafe por excelencia que es el Sagrado Corazón de Jesús, la cual le ha visto crecer en su vocación y en su ministerio.

El corazón de Cristo es amor. Amar como nunca la Eucaristía, de donde brotan la lealtad, la fidelidad, y el servicio, para servir a Dios y a los demás, sin dejar nunca de la mano la presencia de los pobres, los enfermos, los afligidos, las llagas de Cristo en el prójimo ‘herido por la vida’ diría san Juan Pablo II.

En la heráldica en general, tanto civil como eclesiástica es costumbre poner bajo el escudo una banda o un pergamino que lleva un lema o divisa. Con una palabra, o con pocas, expresa un ideal o un programa de vida, en este caso su lema es ‘Caritas et humilitas’, es decir, Caridad y humildad.

Excmo. y Rvdmo. Sr.
D. JOSÉ MARÍA AVENDAÑO PEREA

Obispo titular de Iliberi
y auxiliar de la Diócesis de Getafe

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s