Jubileo Extraordinario de la Misericordia

JUBILEO EXTRAORDINARIO
DE LA MISERICORDIA

CONVOCADO POR EL SANTO PADRE EL PAPA FRANCISCO

escudo

El presente subsidio para las celebraciones de apertura y conclusión del Jubileo Extraordinario de la Misericordia ha sido preparado por la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española a partir de los materiales publicados, para este fin, por el Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización.

© CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA
Iglesiaactualidad


RITO DE APERTURA
DE LA PUERTA
DE LA MISERICORDIA
EN LAS IGLESIAS PARTICULARES

13 de diciembre de 2015
III Domingo de Adviento

PREMISAS

El siguiente rito de apertura de la Puerta de la Misericordia en las Iglesias particulares concierne a las Iglesias de rito romano y a las Iglesias de ritos occidentales no romanos, cuya autoridad competente podrá aportar al mismo las adaptaciones requeridas por su cultura propia.

Los Pastores de la Iglesias orientales podrán redactar, si lo desean, el rito de apertura en armonía con el propio ordenamiento litúrgico.

El día

1. El Santo Padre Francisco en la Bula Misericordiae Vultus (= MV) ha establecido que el Año Santo se abrirá el 8 de diciembre de 2015, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, con la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. El domingo siguiente, III de Adviento, se abrirá la Puerta Santa en la Catedral de Roma, la Basílica de San Juan de Letrán. Sucesivamente se abrirá la Puerta Santa en las otras Basílicas Papales. Además el Santo Padre ha establecido que «en cada Iglesia particular, en la catedral, que es la Iglesia Madre para todos los fieles, o en la concatedral o en una iglesia de significado especial se abra por todo el Año Santo una idéntica Puerta de la Misericordia. A juicio del Ordinario, ella podrá ser abierta también en los santuarios, meta de tantos peregrinos que en estos lugares santos con frecuencia son tocados en el corazón por la gracia y encuentran el camino de la conversión» (MV 3).

El lugar

2. La Eucaristía que inaugura el Jubileo en las Iglesias locales con la apertura de la Puerta de la Misericordia será única y se celebrará en la catedral; sin embargo, si en la diócesis, en conformidad con el Código de Derecho Canónico, hay una concatedral, ella también será sede de la celebración de apertura.

En las otras iglesias o santuarios en las que el obispo diocesano ha establecido que se abra una Puerta de la Misericordia tendrá lugar una celebración eucarística, presidida por un delegado del obispo, durante la que se recitará una pertinente oración en la puerta principal (cf. nn. 40-45).

La índole de la celebración

3. Los elementos que concurren a configurar el rito de apertura de la Puerta de la Misericordia indican cuáles deben ser su carácter y su contenido:

el misterio de Dios, rico en misericordia y compasión (Ef 2, 4 y Sant 5, 11), revelado y realizado en Cristo, rostro de la misericordia del Padre (MV 1) y continuamente hecho operante por el don del Espíritu (Jn 20, 22-23);

el reconocimiento de Cristo como única puerta por la que se accede a la salvación (Cf. Jn 10, 9) y el único camino que conduce al Padre (cf. Jn 14, 6);

el incesante peregrinar de la Iglesia hacia «Jesucristo [que] es el mismo ayer y hoy y siempre» (Heb 13, 8).

El celebrante

4. El obispo diocesano preside toda la celebración: lo exigen, por una parte, la índole del día del Señor y la tradición eclesial, y por otra, la circunstancia extraordinaria del Año Jubilar. La Misa del 13 de diciembre de 2015 se configurará como una Misa estacional [1], para que los presbíteros, sobre todo los que son sus más estrechos colaboradores en el servicio de la diócesis, concelebren con el obispo; los diáconos, los acólitos y los lectores realizan cada uno el propio ministerio, y los fieles son convocados para que acudan en gran número a la celebración.

El signo específico de la celebración de apertura

5. En el ámbito de la celebración eucarística, el signo específico de la inauguración del Año Santo extraordinario es la apertura de la Puerta de la Misericordia y la entrada procesional de la Iglesia local —obispo, clero, pueblo— en la catedral, Iglesia Madre para todos los fieles, donde el Pastor de la diócesis lleva a cabo su magisterio, celebra los divinos misterios, realiza la liturgia de alabanza y de súplica, guía a la comunidad eclesial.

6. El desarrollo de la celebración se articula en cinco momentos:

la statio en una iglesia o en otro lugar apropiado;
la procesión;
la apertura de la Puerta de la misericordia y la entrada en la catedral;
la memoria del Bautismo;
la celebración de la Eucaristía.

La statio

7. Para la statio elíjase, en lo posible, una iglesia significativa, suficientemente amplia para celebrar allí los ritos de introducción, no demasiado lejana de la catedral ni demasiado cercana a la misma, sino situada a una distancia que permita el desarrollo de un verdadero camino procesional.

8. Momentos constitutivos de la statio son: el saludo y la monición inicial, la proclamación del Evangelio y la lectura de la parte inicial de la Bula de convocación Misericordiae Vultus.

La procesión

9. El carácter de la procesión es el de la peregrinación, «signo peculiar en el Año Santo, porque es imagen del camino que cada persona realiza en su existencia» (MV 14). Recuerda el hecho de que «también la misericordia es una meta por alcanzar y que requiere compromiso y sacrificio» (ibíd.).

10. Para la procesión han sido indicados como particularmente apropiados el salmo 86, que canta el sentimiento de confianza, el total abandono en Dios y la esperanza de su intervención salvífica, y el salmo 25, himno a la bondad de Dios en el que el orante confía y encuentra serenidad y paz. Por su antigua y polivalente función procesional, también el canto de las letanías de los santos es particularmente apropiado para esta circunstancia.

11. En la procesión dese gran relevancia al libro de los Evangelios: llevado por el diácono, es signo de Cristo que camina delante de su pueblo, y de su Palabra que es luz y guía para sus discípulos.

La apertura de la Puerta de la Misericordia y la entrada en la catedral

12. La entrada en la catedral tiene lugar a través de la puerta principal que, como eminente símbolo cristológico (cf. Jn 10, 7. 9), constituye la Puerta de la Misericordia, constante referencia de la índole de este Jubileo extraordinario. Con las palabras del salmo 118, el obispo invoca la apertura de la Puerta, que remite a la puerta del corazón misericordioso de Dios, desvelado en el costado abierto de Cristo en la cruz (cf. Jn 19, 34).

La entrada debe ser, por tanto, convenientemente solemnizada:

decorando la puerta con ramas frondosas o con ornamentos propios de la cultura local y, si es conveniente, con oportunos símbolos cristológicos;

valorando la parada en el umbral de la puerta: antes de atravesarla, el obispo se detiene y con él toda la procesión; la parada implica, además, la apertura de la puerta y la ostensión solemne del libro de los Evangelios, palabra de misericordia, primero hacia el exterior, luego hacia el interior de la catedral y el canto de la antífona «Yo soy la puerta».

13. Terminada la parada en el umbral de la puerta, el obispo, llevando el libro de los Evangelios, con los concelebrantes y los ministros se dirige procesionalmente hacia el altar; los fieles se dirigen a los puestos asignados. Entretanto, se canta la antífona de entrada del tercer domingo de Adviento u otro canto apropiado.

Memoria del Bautismo, primer sacramento

14. Puerta de entrada en la Iglesia-comunidad es el sacramento del Bautismo. El rito de bendición y de aspersión con el agua constituye su memoria viva. El Bautismo, en efecto, es el «primer sacramento de la nueva Alianza. Por él los hombres, adhiriéndose a Cristo por la fe y recibiendo el espíritu de hijos adoptivos, se llaman y son hijos de Dios; unidos a Cristo en una muerte y resurrección como la suya, forman con él un mismo cuerpo; ungidos con la efusión del Espíritu, se convierten en templo santo de Dios y miembros de la Iglesia, en “un linaje elegido, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo adquirido por Dios” (1 Pe 2, 9)» [2].

La celebración de la Eucaristía

15. «La celebración de la Misa, como acción de Cristo y del pueblo de Dios ordenado jerárquicamente, es el centro de toda la vida cristiana para la Iglesia, universal y local, y para todos los fieles individualmente, ya que en ella se culmina la acción con que Dios santifica al mundo en Cristo, y el culto que los hombres tributan al Padre, adorándole por medio de Cristo, Hijo de Dios, en el Espíritu Santo» [3]. Precisamente por esto ella constituye el vértice de la celebración de la apertura del Jubileo. En ella el Padre, en su misericordia, sale al encuentro de todos los que buscan a Dios «con sincero corazón», continuamente ofrece a los hombres su alianza y nos hace pregustar la vida eterna de su reino donde «junto con toda la creación, libre ya del pecado y de la muerte, te glorifiquemos» [4].

Preparativos

16. En la sacristía de la iglesia estacional se preparan:

las vestiduras litúrgicas requeridas para la celebración de la Misa que llevarán el obispo (incluida la capa pluvial, si la va a utilizar en la procesión), los presbíteros concelebrantes, los diáconos y los otros ministros;
el Evangeliario, donde se deben registrar dos perícopas: para la proclamación de Lc 15, 1-10 antes de la entrada en la catedral (cf. domingo XXIV del tiempo ordinario año C en la versión breve); para la Misa, el propio del III domingo de Adviento año C;
incensario y la naveta con incienso; – cruz para ser llevada en la procesión;
siete (o por lo menos dos) ciriales con cirios encendidos.

En la sacristía de la catedral se preparan:

el recipiente con el agua para bendecir y el hisopo;
todo lo necesario para la celebración de la Misa [5].

En caso de que la statio no se inicie en una iglesia, se preparan:

sede para el obispo;
ambón para proclamar el Evangelio;
otro lugar para la lectura de la parte inicial de la Bula.

RITOS DE INTRODUCCIÓN
EN LA IGLESIA ESTACIONAL

El tercer domingo de Adviento, o en sus primeras Vísperas, a la hora establecida, los fieles se reúnen en una iglesia filial o en otro lugar apropiado, fuera de la iglesia-catedral (o concatedral) hacia la que se dirigirá la procesión.

El obispo, los sacerdotes concelebrantes y los diáconos, usan las vestiduras litúrgicas de color morado o rosa. El obispo, en lugar de la casulla, puede vestir la capa pluvial, que deja una vez terminada la procesión.

El obispo, con mitra y báculo, junto con los concelebrantes revestidos para la Misa, y los ministros, se acercan a su lugar en el presbiterio. Mientras, se canta el Himno del Jubileo. Se puede hacer sonar el órgano u otros instrumentos apropiados.

Cuando llegan al altar todos hacen reverencia pero no se besa. El obispo se dirige con los ministros a la sede. El diácono deposita el Evangeliario en el ambón.

SIGNACIÓN Y SALUDO

Terminado el canto, el obispo deja la mitra y el báculo, y de pie y de cara al pueblo, mientras todos se santiguan, dice:

En el nombre del Padre, y del Hijo,
y del Espíritu Santo.

El pueblo responde:

Amén.

Luego, extendiendo las manos, saluda al pueblo:

El Señor, que viene a salvarnos,
esté con vosotros.

El pueblo responde:

Y con tu espíritu.

INVITACIÓN A LA ALABANZA

1

El obispo, con las manos juntas, canta:

Apertura_Jubileo_1

La asamblea:

Apertura_Jubileo_2

El obispo:

Apertura_Jubileo_3

℟. Eterna es tu misericordia.

El obispo:

Apertura_Jubileo_4

℟. Eterna es tu misericordia.

2

O bien:

El obispo, con las manos juntas, canta:

Apertura_Jubileo_5

La asamblea:

Apertura_Jubileo_6

El obispo:

Apertura_Jubileo_7

℟. Tu amor es para siempre.

El obispo:

Apertura_Jubileo_8

℟. Tu amor es para siempre.

________________________________________

1

Si no se canta, el obispo, con las manos juntas, dice:

Cf. Sal 103

Gloria a ti, Señor, que perdonas las culpas
y curas todas las enfermedades.

℟. Eterna es tu misericordia.

V/. Gloria a ti, Señor, misericordioso y piadoso,
lento a la ira y grande en el amor.

℟. Eterna es tu misericordia.

V/. Gloria a ti, Señor,
tierno Padre con tus hijos.

℟. Eterna es tu misericordia.

2

O bien:

Cf. Sal 135, 4

Bendito eres tú, oh Padre:
tú solo has hecho grandes maravillas.

℟. Tu amor es para siempre.

Cf. Ap 1, 5c

V/. Bendito eres tú, Hijo unigénito:
nos has librado de nuestros pecados con tu sangre.

℟. Tu amor es para siempre.

Cf. Secuencia de Pentecostés

V/. Bendito eres tú, Espíritu Santo:
consolador del alma, dulcísimo alivio.

℟. Tu amor es para siempre.

________________________________________

MONICIÓN

Luego, el obispo, con las manos juntas, invita a los fieles a participar activa y conscientemente en la celebración, con estas palabras u otras semejantes:

Queridos hermanos:

Con la mirada fija en Jesús y en su rostro misericordioso, el Santo Padre, en la solemnidad de la Inmaculada Virgen María, la toda santa, ha inaugurado el Jubileo extraordinario, que abre para todos nosotros y para la humanidad entera la puerta de la misericordia de Dios.

En comunión con la Iglesia universal, esta celebración inaugura solemnemente el Año Santo para nuestra Iglesia diocesana [de N.], preludio de una profunda experiencia de gracia y de reconciliación.

Escucharemos con alegría el Evangelio de la misericordia, que Cristo Señor, Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, hace siempre resonar en medio de los hombres, invitándonos a alegrarnos por su amor anunciado incansablemente a toda criatura.

ORACIÓN

Acabada la monición, el obispo, con las manos juntas, dice:

Oremos.

Y todos, junto con el obispo, oran en silencio durante unos momentos.
Después, el obispo, con las manos extendidas, dice:

Oh, Dios, origen de la verdadera libertad,
que quieres que todos los hombres
constituyan un solo pueblo
libre de toda esclavitud,
y que nos concedes este tiempo jubilar
de gracia y de bendición,
concédenos, te rogamos,
que, al ver acrecentada su libertad,
tu Iglesia aparezca ante el mundo
como sacramento universal de salvación
y manifieste y realice ante los hombres
el misterio de tu amor.
Junta las manos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

℟. Amén.

PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO

Sigue la proclamación del Evangelio por parte del diácono.

El obispo pone incienso en el incensario del modo habitual.

El diácono, inclinado ante el obispo, pide la bendición, diciendo en voz baja:

Padre, dame tu bendición.

El obispo, en voz baja, dice:

El Señor esté en tu corazón y en tus labios,
para que anuncies dignamente su Evangelio;
en el nombre del Padre, y del Hijo ,
y del Espíritu Santo.

El diácono responde:

Amén.

Después, el diácono va al ambón, acompañado por los ministros que llevan el incienso y los ciriales.

Ya en el ambón, el diácono proclama el Evangelio (Lc 15, 1-10; cf. Evangeliario, domingo XXIV del tiempo ordinario año C en la versión breve) del modo habitual.

Después de proclamar el Evangelio el diácono lleva el Evangeliario cerrado al obispo, y este lo besa, diciendo en secreto:

Las palabras del Evangelio borren nuestros pecados.

Y lo entrega de nuevo al diácono, que lo sostiene en sus manos hasta el momento de la procesión.

El obispo recibe la mitra.

LECTURA DEL INICIO DE LA BULA

Tras la proclamación del Evangelio se pueden guardar unos momentos de silencio.

Luego, un lector, desde un lugar apropiado, pero no desde el ambón, lee el comienzo de la Bula de convocación del Jubileo extraordinario.

De la Bula de convocación del Jubileo extraordinario de la Misericordia

Misericordiae Vultus (nn. 1-3)

Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana parece encontrar su síntesis en esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret. El Padre, «rico en misericordia» (Ef 2, 4), después de haber revelado su nombre a Moisés como «Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira, y pródigo en amor y fidelidad» (Éx 34, 6) no ha cesado de dar a conocer en varios modos y en tantos momentos de la historia su naturaleza divina. En la «plenitud del tiempo» (Gál 4, 4), cuando todo estaba dispuesto según su plan de salvación, él envió a su Hijo nacido de la Virgen María para revelarnos de manera definitiva su amor. Quien lo ve a él ve al Padre (Cf. Jn 14, 9). Jesús de Nazaret con su palabra, con sus gestos y con toda su persona revela la misericordia de Dios.

Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado.

Hay momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre. Es por esto que he anunciado un Jubileo extraordinario de la Misericordia como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes.

Al término de la lectura, para dar comienzo a la procesión, el diácono dice:

Hermanos:
Pongámonos en camino en el nombre de Cristo: él es la vía que nos conduce en este año de gracia y de misericordia.

El obispo recibe el báculo.

PROCESIÓN

El obispo pone el incienso en el incensario.

Luego se inicia la procesión hacia la catedral (o concatedral). Se ordena de esta manera:

– el turiferario con el incensario humeante;
– sigue un diácono que lleva la cruz procesional adornada de fiesta, con la imagen del crucifijo en la parte anterior; va entre siete, o por lo menos dos acólitos que llevan los ciriales con cirios encendidos;
– el diácono que lleva el Evangeliario;
– el obispo, que va solo, llevando la mitra y el báculo;
– los presbíteros concelebrantes, de dos en dos;
– los otros diáconos, de dos en dos; – los otros ministros, de dos en dos;
– los fieles.

Durante la procesión, el pueblo y la schola cantan las antífonas y los salmos que se proponen. Se pueden cantar también las letanías de los santos u otros cantos apropiados.

ANTÍFONAS

Cf. Sal 88, 2

Cantaré eternamente las misericordias del Señor,
de generación en generación
anunciaré su fidelidad.

O bien:

Mt 5, 7

Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia.

O bien:

Sal 144,9

El Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas.

SALMOS

Salmo 85

Inclina tu oído, Señor, escúchame,
que soy un pobre desamparado;
protege mi vida, que soy un fiel tuyo;
salva, Dios mío, a tu siervo, que confía en ti.

Piedad de mí, Señor,
que a ti te estoy llamando todo el día;
alegra el alma de tu siervo,
pues levanto mi alma hacia ti, Señor.

Porque tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia con los que te invocan.
Señor, escucha mi oración,
atiende a la voz de mi súplica.

En el día del peligro te llamo,
y tú me escuchas.
No tienes igual entre los dioses, Señor,
ni hay obras como las tuyas.

Enséñame, Señor, tu camino,
para que siga tu verdad;
mantén mi corazón entero
en el temor de tu nombre.

Te alabaré de todo corazón, Dios mío;
daré gloria a tu nombre por siempre,
por tu gran piedad para conmigo,
porque me salvaste del abismo profundo.

Dios mío, unos soberbios se levantan contra mí,
una banda de insolentes atenta contra mi vida,
sin tenerte en cuenta a ti.
Pero tú, Señor,
Dios clemente y misericordioso,
lento a la cólera, rico en piedad y leal.

O bien:

Salmo 24

A ti, Señor, levanto mi alma;
Dios mío, en ti confío, no quede yo defraudado,
que no triunfen de mí mis enemigos,
pues los que esperan en ti no quedan defraudados.

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador.

Recuerda, Señor, que tu ternura
y tu misericordia son eternas;
no te acuerdes de los pecados
ni de las maldades de mi juventud.

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes.

Las sendas del Señor son misericordia y lealtad
para los que guardan su alianza y sus mandatos.
Por el honor de tu nombre, Señor,
perdona mis culpas, que son muchas.

Mírame, oh Dios, y ten piedad de mí,
que estoy solo y afligido.
Ensancha mi corazón oprimido
y sácame de mis tribulaciones.

Mira mis trabajos y mis penas
y perdona todos mis pecados.
Guarda mi vida y líbrame,
no quede yo defraudado de haber acudido a ti.

APERTURA DE LA
PUERTA DE LA MISERICORDIA
Y ENTRADA EN LA CATEDRAL

Llegados a la puerta principal de la catedral (o concatedral), la procesión se detiene.

El obispo, de pie ante la puerta, con mitra y báculo, canta:

Apertura_Jubileo_9

________________________________________

Si no se canta, el obispo dice:

Cf. Sal 117, 19

Abrid las puertas de la justicia,
entraremos para dar gracias al Señor.

________________________________________

Mientras se abre la puerta, el obispo continúa cantando:

Apertura_Jubileo_10

________________________________________

Si no se canta, el obispo dice:

Esta es la puerta del Señor:
por ella entramos para obtener misericordia y perdón.

________________________________________

El obispo deja el báculo y el diácono le entrega el Evangeliario.

El obispo se sitúa en el umbral de la puerta, y mirando hacia el exterior, eleva el Evangeliario y lo muestra durante unos momentos. El diácono que lleva la cruz procesional se sitúa con ella tras el obispo.

Luego, el obispo y el diácono se giran, y mirando hacia el interior, el obispo eleva el Evangeliario y lo muestra durante unos momentos.

ANTÍFONA

Durante la ostensión del Evangeliario se canta la siguiente antífona:

Jn 10, 9

Yo soy la puerta —dice el Señor—:
quien entre por mí se salvará
y podrá entrar y salir, y encontrará pastos.

Terminada la ostensión del Evangeliario la procesión reemprende su camino hacia el altar. Se ordena de esta manera:

– el turiferario con el incensario humeante;
– sigue el diácono que lleva la cruz procesional adornada de fiesta, con la
imagen del crucifijo en la parte anterior; va entre siete, o por lo menos dos
acólitos que llevan los ciriales con cirios encendidos;
– el obispo, que va solo, llevando el Evangeliario elevado;
– los presbíteros concelebrantes, de dos en dos;
– los otros diáconos, de dos en dos;
– los otros ministros, de dos en dos;
– los fieles.

ANTÍFONA DE ENTRADA

Durante la procesión se canta la siguiente antífona de entrada u otro canto apropiado:

Flp 4, 4. 5b

Alegraos siempre en el Señor;
os lo repito, alegraos.
El Señor está cerca.

El obispo, cuando llega al altar, entrega el Evangeliario al diácono, que lo deposita sobre el altar, y deja la mitra.

Luego, si durante la procesión ha utilizado la capa pluvial, la deja y se pone la casulla (y el palio en el caso de los metropolitanos).

Hace la debida reverencia, besa el altar, lo inciensa y se dirige a la cátedra.

MEMORIA DEL BAUTISMO

BENDICIÓN DEL AGUA

El diácono lleva ante el obispo un recipiente con el agua.

El obispo, con las manos juntas, invita al pueblo a la plegaria con estas palabras u otras semejantes:

Invoquemos, queridos hermanos, a Dios, Padre todopoderoso, para que bendiga esta agua, que va a ser derramada sobre nosotros en memoria de nuestro bautismo, por medio del cual nos injertó en la muerte y resurrección de su Hijo y, con ello, nos otorgó su misericordia y el perdón de todos nuestros pecados.

Después de una breve oración en silencio, el obispo, con las manos juntas, prosigue:

Dios todopoderoso,
fuente y origen de la vida del alma y del cuerpo,
bendice   esta agua,
que vamos a usar con fe
para implorar el perdón de nuestros pecados
y alcanzar la ayuda de tu gracia
contra toda enfermedad y asechanza del enemigo.
Concédenos, Señor, por tu misericordia,
que las aguas vivas siempre broten salvadoras,
para que podamos acercarnos a ti
con el corazón limpio
y evitemos todo peligro de alma y cuerpo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

℟. Amén.

ASPERSIÓN

El obispo toma el hisopo, se rocía a sí mismo y, luego, rocía a los concelebrantes, a los ministros y a los fieles recorriendo la nave de la catedral (o concatedral).

ANTÍFONAS

Mientras tanto, se cantan las siguientes antífonas o un canto apropiado.

Cf. Sal 50, 9

Rocíame, Señor, con el hisopo: quedaré limpio;
lávame: quedaré más blanco que la nieve.

O bien:

Purifícame, oh Señor:
quedaré más blanco que la nieve.

O bien:

Cf. Ez 36, 25-26a

Derramaré sobre vosotros un agua pura:
de todas vuestras idolatrías os he de purificar;
y os daré un corazón nuevo —dice el Señor—.

Finalizada la aspersión, el obispo regresa a la cátedra, deja la mitra y, con las manos juntas, dice:

Que Dios todopoderoso nos purifique del pecado
y, por la celebración de esta Eucaristía,
nos haga dignos de participar
del banquete de su reino.

℟. Amén

CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA

ORACIÓN COLECTA

El obispo, con las manos juntas, dice:

Oremos.

Y todos, junto con el obispo, oran en silencio durante unos momentos.
Después, el obispo, con las manos extendidas, dice:

Estás viendo, Señor,
cómo tu pueblo espera con fe
la fiesta del nacimiento de tu Hijo;
concédenos llegar a la Navidad,
fiesta de gozo y salvación,
y poder celebrarla con alegría desbordante.
Junta las manos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo y es Dios
por los siglos de los siglos.

℟. Amén.

La Misa prosigue como de costumbre.

LITURGIA DE LA PALABRA

Se proclaman las lecturas propias del III Domingo de Adviento, año C.

PROFESIÓN DE FE

Acabada la homilía, el obispo deja la mitra y el báculo, se levanta, y, puestos todos de pie, dicen:

Creo en un solo Dios,
Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios,
Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo,
En las palabras que siguen, hasta se hizo hombre, todos se inclinan.
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen,
y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

ORACIÓN UNIVERSAL

El obispo, con las manos juntas, invita a los fieles a orar:

Confortados por el anuncio de la venida del Señor, oremos, hermanos, al Padre de la misericordia mientras esperamos confiadamente nuestra total liberación.

El diácono:

1. Oremos por nuestra Iglesia diocesana de N.

Todos oran en silencio. Luego, un lector continúa diciendo:

Para que, en comunión con el papa Francisco y nuestro obispo N., viva este Año Santo como un momento extraordinario de gracia y de renovación espiritual. Roguemos al Señor.

℟. Te rogamos, óyenos.

El diácono:

2. Oremos por los presbíteros, ministros de la misericordia divina.

Todos oran en silencio. Luego, un lector continúa diciendo:

Para que, con un corazón generoso, amen al pueblo que tienen encomendado con las entrañas misericordiosas de Jesucristo, Buen Pastor, y sean, a los ojos del mundo, el rostro compasivo del Señor, buen samaritano. Roguemos al Señor.

℟. Te rogamos, óyenos.

El diácono:

3. Oremos por nuestros hermanos que son probados y sufren.

Todos oran en silencio. Luego, un lector continúa diciendo:

Para que el Señor con su venida cure los dolores de los enfermos, dé paz y alegría a los que no la tienen y libre al mundo de todos los males. Roguemos al Señor.

℟. Te rogamos, óyenos.

El diácono:

4. Oremos por aquellas personas que se encuentran alejadas de la gracia de Dios debido a su conducta de vida.

Todos oran en silencio. Luego, un lector continúa diciendo:

Para que acojan la llamada a la conversión y se sometan a la justicia en este tiempo oportuno para cambiar de vida. Roguemos al Señor.

℟. Te rogamos, óyenos.

El diácono:

5. Oremos por cuantos participamos de esta celebración mientras esperamos la venida gloriosa del Señor.

Todos oran en silencio. Luego, un lector continúa diciendo:

Para que nos esforcemos en ser misericordiosos los unos con los otros, y merezcamos gozar del resplandor de Cristo cuando retorne al final de los tiempos. Roguemos al Señor.

℟. Te rogamos, óyenos.

Después, el obispo, con las manos extendidas, concluye diciendo:

Señor todopoderoso, rico en misericordia,
escucha nuestra oración,
y renuévanos con el fuego de tu Espíritu Santo
para que el Jubileo de la Misericordia
sea un año de gracia y renovación,
y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo,
llevar la Buena Nueva a los pobres
proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos
y restituir la vista a los ciegos.
Junta las manos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

℟. Amén.

La Misa prosigue como de costumbre.

LITURGIA EUCARÍSTICA

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

El obispo, de pie en la cátedra, con las manos juntas, dice:

Oremos.

Y todos, junto con el obispo, oran en silencio durante unos momentos a no ser que este silencio ya se haya hecho antes.
Después, el obispo, con las manos extendidas, dice:

Imploramos, Señor, tu misericordia,
para que esta comunión que hemos recibido
nos prepare a las fiestas que se acercan
purificándonos de todo pecado.
Junta las manos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

℟. Amén.

Todos se sientan. El obispo toma la mitra.

RITO DE CONCLUSIÓN

ANUNCIO DE LA APERTURA DE LAS OTRAS PUERTAS DE LA MISERICORDIA

El diácono da a conocer a los fieles las iglesias o los santuarios en los que el obispo ha establecido que se abra también una puerta de la misericordia para poder acoger, a lo largo de todo el Jubileo extraordinario, el don de la indulgencia.

Finalizado el anuncio, todos se ponen de pie.

ANTÍFONA A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

El obispo:

Nuestro pensamiento se dirige ahora a la Madre de la Misericordia. La dulzura de su mirada nos acompañe en este Año Santo, para que todos podamos redescubrir la alegría de la ternura de Dios.

Y se canta Salve Regina o Alma Redemptoris Mater u otro canto apropiado.

BENDICIÓN SOLEMNE

El obispo extiende las manos hacia el pueblo y dice:

El Señor esté con vosotros.

℟. Y con tu espíritu.

El diácono:

Inclinaos para recibir la bendición.

Luego, el obispo, con las manos extendidas sobre el pueblo, dice:

El Dios todopoderoso y rico en misericordia,
por su Hijo Jesucristo,
cuya venida en carne creéis
y cuyo retorno glorioso esperáis,
en la celebración de los misterios del Adviento,
os ilumine y os llene de sus bendiciones.

℟. Amén.

V/. Dios os mantenga durante esta vida
firmes en la fe,
alegres por la esperanza
y diligentes en el amor.

℟. Amén.

V/. Y así, los que ahora os alegráis
por el próximo nacimiento de nuestro Redentor,
cuando venga de nuevo en la majestad de su gloria
recibáis el premio de la vida eterna.

℟. Amén.

El obispo toma el báculo y dice:

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Pa  dre, Hi  jo, y Espíritu  Santo,
descienda sobre vosotros.

℟. Amén.

DESPEDIDA

El diácono, con las manos juntas, dice:

Sed misericordiosos
como vuestro Padre es misericordioso.
Podéis ir en paz.

℟. Demos gracias a Dios.

Y concluye la celebración como de costumbre.

APERTURA DEL JUBILEO
EN LAS IGLESIAS O SANTUARIOS
INDICADOS POR EL OBISPO DIOCESANO

En las iglesias o santuarios en los que el obispo diocesano ha establecido que haya una puerta de la misericordia, a la hora designada, el delegado del obispo preside la celebración eucarística del tercer domingo de Adviento.

RITOS INICIALES

Al comienzo de la celebración, el que preside se dirige a la puerta principal de la iglesia o santuario mientras se canta la antífona de entrada u otro canto apropiado.

SIGNACIÓN Y SALUDO

Terminado el canto, el delegado del obispo, delante de la puerta principal de la iglesia y de cara al pueblo, mientras todos se santiguan, dice:

En el nombre del Padre, y del Hijo,
y del Espíritu Santo.

℟. Amén.

Luego, extendiendo las manos, saluda al pueblo:

El Señor, que viene a salvarnos,
esté con vosotros.

℟. Y con tu espíritu.

INVITACIÓN A LA ALABANZA

El delegado del obispo invita a bendecir y a alabar a Dios con las fórmulas indicadas.

ORACIÓN

Acabada la monición, el delegado del obispo, con las manos juntas, dice:

Oremos.

Y todos, junto con él, oran en silencio durante unos momentos.
Después, el delegado del obispo, con las manos extendidas, dice:

Te bendecimos, Señor, Padre santo,
que enviaste a tu Hijo a este mundo
para reunir, con la efusión de su sangre,
a los hombres,
dispersos por la fuerza disgregadora del pecado,
y para que fuera el Pastor y la Puerta
de los que están agrupados en un solo redil,
de manera que quien entre por ella se salvará,
y podrá entrar y salir,
y encontrará pastos.
Te suplicamos, Señor,
que tus fieles, al entrar por esta puerta,
experimenten tu misericordia.
Junta las manos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

℟. Amén.

Terminada la oración, el delegado del obispo se dirige con los ministros hacia el altar.

Cuando llegan al altar todos hacen la debida reverencia, el delegado del obispo lo besa y lo inciensa. Después se dirige a la sede.

La celebración continúa con la Memoria del Bautismo.

Al término de la Misa el diácono puede despedir la asamblea con la fórmula indicada.

CELEBRACIÓN CONCLUSIVA
DEL JUBILEO EXTRAORDINARIO
EN LAS IGLESIAS PARTICULARES

13 de noviembre de 2016
XXXIII Domingo del tiempo ordinario

PREMISAS

Las siguientes indicaciones para la Celebración conclusiva del Jubileo extraordinario en las Iglesias particulares conciernen a las Iglesias de rito romano y a las Iglesias de ritos occidentales no romanos, cuya autoridad competente podrá aportar al mismo las adaptaciones requeridas por su cultura propia.

Los Pastores de la Iglesias orientales podrán, si lo desean, ofrecer indicaciones en armonía con el propio ordenamiento litúrgico.

El día

1. El Santo Padre Francisco en la Bula Misericordiae Vultus ha establecido que el Año Santo se concluirá el 20 de noviembre de 2016, solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo, con el cierre de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. El domingo precedente, 13 de noviembre, XXXIII domingo del tiempo ordinario, se concluirá el Jubileo en las Iglesias particulares.

El lugar

2. La Eucaristía de clausura del Jubileo en las Iglesias particulares será única y se celebrará en la catedral.

En las otras iglesias o santuarios en las que el obispo ha establecido que se abra una Puerta de la Misericordia, tendrá lugar una celebración eucarística de acción de gracias, presidida por un delegado del obispo.

El celebrante

3. El obispo diocesano preside toda la celebración: lo exigen, por una parte, la índole del día del Señor y la tradición eclesial, y por otra, la circunstancia extraordinaria del Año Jubilar. Los presbíteros, sobre todo los que son sus más estrechos colaboradores en el servicio de la diócesis, concelebran con el obispo; los diáconos, los acólitos y los lectores realizan cada uno el propio ministerio. Los fieles son convocados para que acudan en gran número. Si la celebración de clausura en la concatedral tiene lugar al mismo tiempo que la de la catedral, será presidida por un delegado del obispo.

La celebración de la Eucaristía

4. La celebración de clausura del Jubileo extraordinario está constituida esencialmente por la celebración eucarística en el día del Señor. Si el obispo lo considera oportuno se puede utilizar el formulario «Para dar gracias a Dios» presente en la sección de las «Misas por diversas necesidades» del Misal Romano. Las lecturas serán las propias del XXXIII domingo del tiempo ordinario del año C.

Expresiones de agradecimiento

5. Pronunciada la oración de después de la comunión, el obispo, con una monición de carácter litúrgico, da gracias a Dios por los beneficios del Año Jubilar e invita a la asamblea a dar gracias a Dios. En este caso el Magníficat, canto de acción de gracias de la Virgen María y de la Iglesia, es particularmente apropiado.

RITOS INICIALES

El domingo XXXIII del tiempo ordinario, a la hora establecida, los fieles se reúnen en la iglesia-catedral.

Cuando el pueblo está reunido, el obispo, los sacerdotes concelebrantes y los diáconos, puestas las vestiduras litúrgicas de color verde, van al altar del modo habitual.

Durante la procesión de entrada se canta el Himno del Jubileo.

Venerado el altar, el obispo se dirige a la cátedra.

SIGNACIÓN Y SALUDO

Terminado el canto, el obispo, de pie y de cara al pueblo, mientras todos se santiguan, dice:

En el nombre del Padre, y del Hijo,
y del Espíritu Santo.

℟. Amén.

Luego, extendiendo las manos, saluda al pueblo:

La gracia de nuestro Señor Jesucristo,
la misericordia del Padre
y la comunión del Espíritu Santo
estén con todos vosotros.

℟. Y con tu espíritu.

MONICIÓN Y ACTO PENITENCIAL

El obispo introduce la celebración con estas palabras u otras semejantes:

Queridos hermanos, con esta celebración clausuramos el Año Jubilar. En él hemos experimentado un tiempo extraordinario de gracia y de misericordia. En esta celebración eucarística queremos elevar al Padre nuestro canto de alabanza y nuestra acción de gracias por los dones que nos ha concedido durante este año.

Una vez más, antes de acercarnos a estos santos misterios, invocamos el bálsamo de la misericordia, reconociéndonos pecadores y perdonándonos mutuamente desde lo profundo del corazón.

Se hace una breve pausa en silencio.

Después, el obispo dice:

Señor, ten misericordia de nosotros.

℟. Porque hemos pecado contra ti.

El obispo prosigue:

Muéstranos, Señor, tu misericordia.

℟. Y danos tu salvación.

El obispo concluye:

Dios todopoderoso
tenga misericordia de nosotros,
perdone nuestros pecados
y nos lleve a la vida eterna.

℟. Amén.

KYRIES

La schola y la asamblea cantan los Kyries.

________________________________________

Si no se cantan, el obispo, con las manos juntas, dice:

Señor, ten piedad.
℟. Señor, ten piedad.

V/. Cristo, ten piedad.
℟. Cristo, ten piedad.

V/. Cristo, ten piedad.
℟. Cristo, ten piedad.

________________________________________

HIMNO

A continuación, se canta o se dice:

Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres
que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria
te alabamos,
te bendecimos,
te adoramos,
te glorificamos,
te damos gracias,
Señor Dios, Rey celestial,
Dios, Padre todopoderoso.
Señor, Hijo único, Jesucristo.
Señor Dios, Cordero de Dios,
Hijo del Padre;
tú, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;
tú, que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra suplica;
tú, que estas sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros;
porque solo tú eres Santo,
solo tú Señor,
solo tú Altísimo, Jesucristo,
con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre.
Amén.

ORACIÓN COLECTA

El obispo, con las manos juntas, dice:

Oremos.

Y todos, junto con el obispo, oran en silencio durante unos momentos.

Después el obispo, con las manos extendidas, dice:

Señor Dios nuestro,
concédenos vivir siempre alegres en tu servicio,
porque en servirte a ti, creador de todo bien,
consiste el gozo pleno y verdadero.
Junta las manos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo y es Dios
por los siglos de los siglos.

℟. Amén.

La Misa prosigue como de costumbre.

LITURGIA DE LA PALABRA

Se proclaman las lecturas propias del XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario, año C.

PROFESIÓN DE FE

Acabada la homilía, el obispo deja la mitra y el báculo, se levanta, y, puestos todos de pie, dicen:

Creo en un solo Dios,
Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios,
Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo,
En las palabras que siguen, hasta se hizo hombre, todos se inclinan.
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen,
y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

ORACIÓN UNIVERSAL

El obispo, con las manos juntas, invita a los fieles a orar:

Oremos, hermanos, al Padre de la misericordia, que es bueno para todos y ama entrañablemente a los hijos que ha creado.

El diácono o un lector proponen las intenciones.

1. Por la santa Iglesia de Dios: para que nunca se canse de ofrecer misericordia y sea siempre paciente en confortar y perdonar. Roguemos al Señor.

℟. Te rogamos, óyenos.

2. Por los que gobiernan las naciones: para que edifiquen sus comunidades en la paz, equilibrando toda desigualdad injusta. Roguemos al Señor.

℟. Te rogamos, óyenos.

3. Por los que padecen cualquier tipo de necesidad, por los que están enfermos o se sienten oprimidos: para que experimenten la misericordia y la fortaleza de Dios. Roguemos al Señor.

℟. Te rogamos, óyenos.

4. Por los que estamos aquí reunidos y por aquellos por los que queremos rezar: para que el Señor nos guarde a todos en la fe y nos conceda un corazón misericordioso como el suyo. Roguemos al Señor.

℟. Te rogamos, óyenos.

Después, el obispo, con las manos extendidas, concluye diciendo:

Dios nuestro, principio y fin de todas las cosas,
que quieres reunir a toda la humanidad
para formar el templo vivo del Cuerpo de tu Hijo,
escucha las oraciones de la Iglesia suplicante;
y acuérdate, Señor,
que tu misericordia y tu amor son eternos.
Junta las manos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

℟. Amén.

La Misa prosigue como de costumbre.

LITURGIA EUCARÍSTICA

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

El obispo, de pie en la cátedra, con las manos juntas, dice:

Oremos.

Y todos, junto con el obispo, oran en silencio durante unos momentos a no ser que este silencio ya se haya hecho antes.

Después el obispo, con las manos extendidas, dice:

Ahora que hemos recibido
el don sagrado de tu sacramento,
humildemente te pedimos, Señor,
que el memorial que tu Hijo nos mandó celebrar
aumente la caridad en todos nosotros.
Junta las manos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

℟. Amén.

RITO DE CONCLUSIÓN

ACCIÓN DE GRACIAS

El obispo invita a los presentes a dar gracias al Señor por los beneficios espirituales del Año Jubilar con estas palabras u otras semejantes:

Hermanos: Demos gracias con alegría a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, porque en este año de gracia nos ha bendecido con toda clase de bendiciones celestiales en la persona de Cristo.

A todos se nos ha ofrecido un tiempo precioso de misericordia y de conversión. Expresemos nuestra alegría y nuestra gratitud con las palabras de la Virgen María, nuestra Madre.

Cantando la misericordia de Dios que se extiende de generación en generación pedimos que continúe derramándola sobre el mundo entero como el rocío de la mañana. Y todos cantan el Magníficat.

Y todos cantan el Magníficat.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO

El obispo extiende las manos hacia el pueblo y dice:

El Señor esté con vosotros.

℟. Y con tu espíritu.

El diácono:

Inclinaos para recibir la bendición.

Luego, el obispo, con las manos extendidas sobre el pueblo, dice:

Vuelve tu mirada, Señor,
hacia el pueblo que implora tu misericordia,
para que todos aquellos
que han puesto en ti su confianza
puedan difundir por todas partes
los dones de tu amor.
Junta las manos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

℟. Amén.

El obispo toma el báculo, y dice:

Y la bendición de Dios todopoderoso,
Pa  dre, Hi  jo, y Espíritu  Santo,
descienda sobre vosotros.

℟. Amén.

DESPEDIDA

El diácono, con las manos juntas, dice:

Sed misericordiosos
como vuestro Padre es misericordioso.
Podéis ir en paz.

℟. Demos gracias a Dios.

Y concluye la celebración como de costumbre.


[1] Cf. Ceremonial de los obispos, nn. 119 ss.

[2] Bendicional, n. 933.

[3] OGMR, n. 16.

[4] Misal Romano, Plegaria eucarística IV.

[5] Cf. OGMR, nn. 117-118.